Inteligencia Emocional

Desde hace más de una década venimos haciendo de la Inteligencia Emocional uno de los pilares de nuestra tarea educativa (junto con la Pastoral).

Estábamos acostumbrados a ver a los alumnos trabajando situaciones y problemas meramente académicos, pero estamos convencidos que hay que dedicar tiempo (y así lo hacemos) a practicar el autocontrol, la autoestima, las habilidades sociales…

La investigación vigente demuestra que los niños con capacidades en el campo de la IE son más eficaces, más confiados, tienen más éxito en

la escuela y además estas capacidades se mantienen a lo largo de su vida ayudándoles en su desarrollo laboral, afectivo y personal.

Desarrollar la inteligencia emocional no es otra cosa que ayudarle a conseguir una personalidad madura y equilibrada.

COMPETENCIAS Y HABILIDADES PROPIAS DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

En el marco teórico en el que se mueve la educación las competencias juegan un papel muy importante por eso es importante potenciar las

relacionadas con la inteligencia emocional. Las habilidades prácticas que se desprenden de la IE son cinco, y pueden ser clasificadas en dos áreas:

INTELIGENCIA INTRAPERSONAL (internas, de autoconocimiento)

a) La autoconciencia. El conocimiento de las emociones propias.

b) El control emocional: Es la capacidad que nos permite controlar la expresión de nuestros sentimientos y emociones, y adecuarlas al momento y al lugar.

c) La capacidad de motivarse y motivar a los demás.

INTELIGENCIA INTERPERSONAL (externas, de relación)

a) La empatía supone reconocer los sentimientos de los demás, ponernos en el lugar del otro, aún cuando no le tengamos especial aprecio.

b) Las habilidades sociales (habilidades que rodean la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal, y que pueden ser usadas para persuadir y dirigir, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo.

 

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL CONTEXTO FAMILIAR

Los docentes nos debemos comprometer en que la escuela sea la formadora de personas inteligentemente emocionales, creativas y productivas.

Los objetivos que se persiguen con la implantación de la IE en la escuela son los siguientes:

❶ Detectar casos de pobre desempeño en el área emocional.

❷ Conocer cuáles son las emociones y reconocerlas en los demás.

❸ Clasificar sentimientos, estados de ánimo.

❹ Modular y gestionar la emocionalidad.

❺ Desarrollar la tolerancia a las frustraciones diarias.

❻ Adoptar una actitud positiva ante la vida.

❼ Prevenir conflictos interpersonales.

❽ Mejora la calidad de vida escolar, familiar y comunitaria.

❾ Aprender a servir con calidad.

En nuestro afán por mejorar nuestra oferta educativa y por tanto la formación de nuestros alumnos, apostamos por un marco teórico y metodológico donde queremos ir más allá de la instrucción tradicional y que además engloba la inteligencia emocional como una parte importante.